Paroxetina: ¿Qué qué y para qué sirve?

La Paroxetina es un medicamento que sirve principalmente para tratar los padecimientos relacionados con la depresión. 

La depresión mayor se puede identificar si se presentan al menos 4 síntomas en lapso de 2 semanas:

  • Problemas para dormir
  • Exceso de sueño.
  • Falta de interés por cualquier actividad.
  • Falta de apetito sexual
  • Cae la autoestima. 
  • Sentimiento de culpa
  • Problema de concentración
  • Fatiga. 
  • Pensamientos suicidas.
  • Intento de suicidio 
  • Falta de apetito.
  • Exceso de apetito.

Disforia premenstrual, una variedad de síntomas que las mujeres experimentan antes y durante la menstruación, que incluyen sensibilidad en los senos, cambios de humor, fatiga, antojos de alimentos, irritabilidad y depresión. 

Trastorno de pánico, miedo excesivo a una situación, persona o lugar, acompañado de mareos, opresión en el pecho, irrealidad, asfixia y sensación de peligro grave. Ansiedad y fobia social. Evita que la depresión se repita. 

Trastorno obsesivo-compulsivo, un trastorno que se manifiesta de diferentes formas, como la limpieza excesiva, la acumulación de objetos y la ubicación exacta de muebles y otros objetos. Estrés post traumático

Trastorno bipolar asistido. Dolor de cabeza crónico. Sensación de hormigueo en pies y manos.

Este tipo de medicamentos llamados antidepresivos, suelen ser de uso muy delicado por lo que se debe utilizar sólo si el paciente se encuentra bajo supervisión y prescripción médica. El tratamiento se debe seguir según las instrucciones indicadas por el médico tratante.

¿Cómo y Cuánto tiempo se puede tomar la paroxetina?

Este medicamento se puede conseguir mediante la presentación de tabletas de 0, 12.5, 20, 25, 30 y 40 mg como clorhidrato de Paroxetina, en cajas o frascos con 7, 10, 14, 20, 28, 30, 60 y 100 unidades. 

La Paroxetina sólo se puede administrar en personas mayores de 18 años y la dosis inicial recomendada es de entre 10 a 20 mg al día

Estas dosis generalmente se pueden aumentar si el paciente lo necesita de 10 en 10 mg  cada 1, 2 o 3 semanas hasta alcanzar un máximo de 60 mg.

Es importante mencionar qué el médico debe prescribir la dosis y duración del tratamiento dependiendo de la situación de cada paciente.

Las tabletas no se deben masticar,  se deben tragar.

Precio y dónde comprar Paroxetina

El precio de este medicamento puede variar dependiendo del lugar de compra y la marca a elegir, sin embargo, su precio ronda entre $100 los a los $600 pesos mexicanos.

Se puede comprar solo con prescripción médica en farmacias tanto virtuales como físicas.

Contraindicaciones y advertencias

  • Precauciones especiales para personas con epilepsia.
  • Las personas alérgicas a la paroxetina no deben usarla.
  • Aunque no se han detectado interacciones, no se recomienda beber alcohol mientras se está en tratamiento con antidepresivos. Además, la droga puede afectar los reflejos y la capacidad de concentración, lo que puede verse exacerbado por el alcohol.
  • No usar con pimozida que no sean inhibidores de la monoaminooxidasa.
  • La paroxetina está clasificada como un fármaco de riesgo D por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos). No recomendado para mujeres embarazadas a menos que los beneficios superen claramente los riesgos.
  • Según la investigación médica en e-lactancia.org, el riesgo de la paroxetina es muy bajo porque se filtran pequeñas cantidades en la leche.

¿Cuáles son los efectos secundarios de la paroxetina?

Este antidepresivo como cualquier otro puede causar efectos secundarios, como:

  • Sistema Nervioso – Mareos, fatiga y temblores.
  • Metabolismo y Nutrición – Pérdida de apetito y colesterol elevado.
  • Enfermedad mental – letargo, agitación e insomnio.
  • Sistema digestivo – boca seca, estreñimiento y diarrea.
  • Visión borrosa.
  • bostezo.
  • sudor
  • Aumento de peso.

Los siguientes efectos son aún más raros y afectan a 1 de cada 1000 personas o menos:

  • Reacciones alérgicas: urticaria, bultos subcutáneos, etc.
  • Sistema Nervioso Central – confusión, reacciones maníacas, alucinaciones, inquietud, convulsiones, etc.
  • Sistema Digestivo – Sangrado gastrointestinal.
  • En la piel: erupción, sangrado, etc.
  • glaucoma.
  • hepatitis.
  • incontinencia urinaria

Si experimenta síntomas es importante mencionarlo a su médico tratante.

 

Dra. Yvette Fernandez

Médico Dermatóloga con 21 años de experiencia en micología médica, farmacología clínica y farmacovigilancia. Egresada de la Facultad de Medicina de la U.N.A.M. Miembro activo del consejo mexicano de dermatología. Cédula de especialista en dermatología: 4111415.