Mitos sobre la Caída Excesiva del Cabello

Mitos sobre la Caída Excesiva del Cabello

La caída del cabello es un fenómeno natural que afecta a todos los seres humanos, independientemente de su edad, sexo o raza. Se estima que cada día se pierden entre 50 y 100 cabellos, lo que se considera normal dentro del ciclo de vida del pelo. Sin embargo, cuando la caída es superior a esta cifra o se produce de forma repentina o localizada, puede ser motivo de preocupación y consulta médica.

La caída excesiva del cabello puede tener diversas causas, como factores genéticos, hormonales, nutricionales, psicológicos, farmacológicos, ambientales, infecciosos o autoinmunes. Dependiendo de la causa, el tipo y el grado de la caída, existen diferentes tratamientos médicos, quirúrgicos, cosméticos o naturales que pueden ayudar a frenarla o revertirla.

Sin embargo, alrededor de la caída del cabello existen muchos mitos y creencias falsas que pueden generar confusión, ansiedad o frustración en las personas que la padecen. Estos mitos pueden interferir con el diagnóstico adecuado y el tratamiento efectivo de la caída del cabello. Por eso, en este artículo vamos a desmentir algunos de los mitos más comunes sobre la caída excesiva del cabello y a ofrecer información veraz y contrastada sobre este tema.

Alopecia: Tipos, Causas, Síntomas y Tratamientos

¿La caída del cabello es hereditaria?

Este es uno de los mitos más extendidos y parcialmente verdaderos sobre la caída del cabello. La herencia genética es un factor determinante en la alopecia androgénica, que es la forma más común de caída del cabello, responsable del 95% de los casos. Se debe a la acción de las hormonas masculinas (andrógenos) sobre los folículos pilosos genéticamente predispuestos, provocando su miniaturización y atrofia. Se manifiesta con un patrón característico de pérdida de cabello que comienza en las entradas y la coronilla en los hombres, y en la parte central del cuero cabelludo en las mujeres.

Sin embargo, no todas las alopecias son hereditarias. Hay otros tipos de caída del cabello que no tienen nada que ver con la genética, como la alopecia areata, la alopecia difusa, la alopecia por tracción o la alopecia cicatricial. Estas alopecias pueden estar causadas por factores como el estrés, la mala alimentación, las enfermedades sistémicas, los medicamentos, los tratamientos médicos, las infecciones o las enfermedades autoinmunes.

Por lo tanto, no se puede afirmar que la caída del cabello sea siempre hereditaria. Depende del tipo y de la causa de la alopecia. Lo que sí se puede hacer es consultar con un médico o un dermatólogo para obtener un diagnóstico adecuado y un tratamiento personalizado.

¿Lavarse el pelo todos los días favorece la caída?

Este es otro mito muy popular y totalmente falso sobre la caída del cabello. Lavarse el pelo todos los días no favorece ni provoca la caída del cabello. Al contrario, mantener una buena higiene capilar es fundamental para prevenir las infecciones y las alteraciones del cuero cabelludo que pueden afectar a la salud de los folículos pilosos.

Lo que sí puede influir en la caída del cabello es el tipo de champú y el modo de lavado que se utilice. Se recomienda usar un champú suave y adecuado al tipo de cabello y cuero cabelludo (seco, graso, normal o sensible), evitando los productos que contengan sulfatos u otros ingredientes agresivos que puedan resecar, irritar o dañar el pelo. También se recomienda lavar el pelo con agua tibia o fría, nunca muy caliente, ya que el calor puede debilitar o romper el cabello. Asimismo, se debe masajear el cuero cabelludo con suavidad, sin frotar ni tirar del pelo, y aclarar bien el champú para eliminar los restos de producto.

Por lo tanto, no hay que tener miedo de lavarse el pelo todos los días si se hace de forma correcta y con los productos adecuados. Lavarse el pelo todos los días no causa la caída del cabello, sino que ayuda a mantenerlo limpio y sano.

¿El estrés provoca la caída del cabello?

Este es un mito que tiene bastante de verdad, ya que el estrés físico o emocional puede alterar el ciclo normal del cabello y provocar una caída temporal o crónica del mismo. El estrés puede causar una condición llamada efluvio telógeno, que consiste en el paso prematuro de los folículos pilosos a la fase de reposo o telógena, lo que provoca una mayor caída del cabello al lavarlo o peinarlo. El estrés también puede desencadenar o agravar otras formas de alopecia, como la areata o la androgénica.

Por lo tanto, el estrés sí puede provocar la caída del cabello, pero no es la única causa ni la más frecuente. Además, la caída del cabello por estrés suele ser reversible si se elimina o se maneja la fuente de estrés y se sigue un tratamiento adecuado. Para prevenir o reducir el estrés, se recomienda practicar hábitos saludables como hacer ejercicio, dormir bien, meditar, relajarse, socializar y buscar apoyo profesional si es necesario.

¿Los productos de fijación hacen que se caiga el pelo?

Este es otro mito muy extendido y también falso sobre la caída del cabello. Los productos de fijación como las lacas, las gominas, las ceras o los geles no hacen que se caiga el pelo. Estos productos solo actúan sobre la superficie del cabello, sin penetrar en el folículo piloso ni afectar a su ciclo de vida.

Lo que sí puede ocurrir es que al usar estos productos se cree una capa de residuos sobre el cuero cabelludo que dificulte su oxigenación y su limpieza. Esto puede provocar irritación, inflamación o infección del cuero cabelludo, lo que puede afectar a la salud de los folículos pilosos y favorecer la caída del cabello. Por eso, se recomienda usar estos productos con moderación y lavar bien el pelo después de su uso para eliminar los restos de producto.

Por lo tanto, no hay que temer a los productos de fijación si se usan correctamente y con los cuidados necesarios. Estos productos no causan la caída del cabello, sino que ayudan a darle forma y estilo.

Pilexil: Qué es y para qué sirve

¿Si te cortas el pelo evitarás que se te caiga?

Este es un mito muy antiguo y totalmente falso sobre la caída del cabello. Cortarse el pelo no evita ni previene que se te caiga. El pelo se cae desde la raíz, no desde las puntas, por lo que cortarlo no tiene ningún efecto sobre su crecimiento ni su caída.

Lo que sí puede ocurrir es que al cortarse el pelo se eliminen las puntas abiertas o dañadas, lo que mejora el aspecto y la salud del cabello. También puede dar la sensación de que el pelo está más grueso o fuerte, pero esto es solo una ilusión óptica, ya que el diámetro del pelo es mayor en la base que en las puntas.

Por lo tanto, no hay que cortarse el pelo con la esperanza de evitar que se te caiga. Cortarse el pelo solo sirve para mejorar su estética y su mantenimiento. La caída del cabello depende de otros factores internos o externos que hay que identificar y tratar.

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar a la tienda